domingo, 3 de febrero de 2013

El colorete de febrero

El colorete elegido para febrero es el Afterglow Glide-On Cheek Tint, en el tono Indecent, de Urban Decay. Se trata de un colorete en crema que compré en los Precios Locos de Sephora el pasado enero. Su packaging es muy juvenil y el tono es un coral dorado bastante luminoso.
Indecent, de Urban Decay (4 g)

El motivo de elegir este colorete para febrero es su textura en crema, que me parece más adecuada al estar utilizando ahora un protector solar con color. Por muy fluido que sea el protector solar, la piel nunca queda totalmente matificada y no veo conveniente intentarlo poniendo polvos sueltos encima porque se supone que vamos a reaplicar el protector a las pocas horas. En estas circunstancias, añadir un colorete en polvo puede ser desastroso. A mí, al menos, me da una sensación de barrizal muy poco agradable. La verdad es que llevo años huyendo de los coloretes en crema por evitar posibles granitos, ya que tengo la piel mixta (y, de joven, directamente grasa). Hasta ahora, sólo había tenido un colorete en crema de Yves Rocher (venía en una cajita de plástico negro parecida a las actuales de la línea Luminelle pero era de una gama más antigua que no recuerdo, de hace por lo menos trece años, y terminé tirándolo casi entero porque me salían granitos y ya estaba más que caducado). Así que me dije que "nunca más" coloretes en crema.

Sin embargo, el mes pasado llevaba más de un año con ganas de algo de Urban Decay, después de haber leído decenas de reviews poniendo a esta marca por las nubes. Además, ya tengo una edad y se supone que mi piel es más normal tirando a mixta que grasa tirando a mixta... Y este colorete y una sombra mono de la que ya hablaré eran lo único de Urban Decay que me convencía de los Precios Locos. 

Indecent, de Urban Decay (4 g)



Mi experiencia no está siendo todo lo positiva que esperaba. En un par de días me ha salido un pequeño granito no atribuíble a factores hormonales sino al maquillaje. Y yo lo atribuyo a este colorete. Por otra parte, no se aplica bien con brocha (lo he intentado con varias brochas redondas de corte plano). Hay que aplicarlo extendiéndolo bien con los dedos y no queda igual en las dos mejillas. Tal vez yo sea muy torpe, pero a mí no me queda homogéneo. Cuando utilizo un colorete en polvo controlo bastante bien con la brocha el que el color no baje del típico surco que se forma cuando "metemos las mejillas hacia dentro". Y me queda bien difuminado. Pero tanto con el Benetint como con el Indecent, se me queda el color como parcheado. Al Benetint se lo disculpo porque puedo utilizarlo en los labios pero al Indecent no. Parafraseando al Dr. Sheldon Cooper, "Urban Decay, first strike".
De todas maneras, seguiré utilizándolo este mes (si no me salen más granitos) por si es cuestión de "cogerle el punto" y editaré esta entrada a finales de febrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario