viernes, 19 de julio de 2013

Vacaciones en la playa

He pasado la última semana disfrutando de unas vacaciones familiares en la Costa del Sol.
Playa de Fuengirola; crédito

Este tipo de vacaciones, extrañamente, siempre me trae algún tipo de reflexión más o menos trascendental. Digo "extrañamente" porque se supone que son momentos de descanso en un ambiente que se podría considerar frívolo. No se trata de un viaje de estudios ni de unas vacaciones culturales, visitando museos y similares. Se trata de pasear por la playa, ir a la piscina y vagabundear por los fresquitos y cada vez más completos centros comerciales. Sin embargo, siempre me asalta alguna pregunta interior sobre el sentido de la vida, generalmente a la hora de la siesta o contemplando la inmensidad del mar. Tal vez, durante mi vida en la ciudad no me lo planteo por tener la mente ocupada en las cuestiones del día a día: el trabajo, la casa, la familia, los estudios, el blog... Bueno, la verdad es que sí me lo planteo de vez en cuando pero son preguntas fáciles de silenciar cuando se tiene que seguir un determinado ritmo y, en los tiempos vacíos, cuando se tiene internet y otras distracciones. Últimamente, termino concluyendo que lo más sensato es vivir en el momento presente y disfrutar de las pequeñas cosas cotidianas.

2 comentarios:

  1. hola guapa, acabo de descubrir tu blog, que bonito tengo muchas ganas de irme ya de vacaciones, me quedo por aqui y te invito a pasar por el mio, un besito http://elmundodetirsi.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar