lunes, 5 de agosto de 2013

Decepción y saturación potinguiles

Como ya comenté en otra entrada, en julio estuve una semana de vacaciones en la Costa del Sol.
Siempre que voy observo que hay muchísima más oferta comercial en esas ciudades costeras que en la mía, que es una capital de provincia, así que no sólo aprovecho para nadar en el mar sino también para sumergirme en esos enormes centros comerciales tan fresquitos y con tantas cosas que por aquí no hay. Sin embargo, llega un momento en que una se siente saturada y decepcionada, quizás por las expectativas generadas al leer demasiadas entradas con revisiones de productos.

Saturación
Cuando me encontré con esa tienda Flormar, me llevé una grata sorpresa. No me lo esperaba y había leído sobre sus productos, así que entré entusiasmada con ánimo de swatchear y de comprar algo, con ganas de tener algo de la marca. Además, empecé a ver que sus productos eran muy asequibles. Desde el primer momento, me recordó a Kiko y a ItStyle. Estuve a punto de traerme a casa un colorete rosa con destellos dorados (y muy económico) cuando recordé que tengo coloretes para usar a diario durante una década. Y allí se quedó. Me sentí un poco cortada porque no costaba tanto y la dependienta había sido muy amable pero tengo que gastar los cosméticos que tengo antes de que se echen a perder.

Decepción
Nars. Deseaba muchísimo visitar un stand de Nars y comprarme uno de sus maravillosos coloretes. Sí, dos o tres días antes había dejado atrás un colorete de Flormar por tener demasiados pero llevaba casi un año esperando estas vacaciones para estar relativamente cerca de Puerto Banús y aprovechar una visita turística para acercarme a El Corte Inglés y swatchear esos celebrados productos. No tenían ni un miserable 10% de descuento a pesar de encontrarnos en periodo de rebajas. Sabiendo lo caros que son, eso ya me echó para atrás. Por si fuera poco, no había más gente mirando: sólo yo y un par de familiares que me acompañaban y que no tenían interés en la cosmética. Había dos dependientas muy sonrientes y una se me acercó. Le pregunté -¡cómo no!- por la brocha Yachiyo. Me la ofreció en menos de un segundo (la tenía detrás del expositor) y comprobé que era muy ligera. Más pequeña de lo que me imaginaba. Se la devolví enseguida. Me sentía nerviosa por tener algo tan caro en las manos. Pensaba que costaría 55 euros pero creo recordar que me dijo que costaba 57.50 euros. Por ese dinero aproximadamente me hice -en varias visitas a Mercadona- con la colección completa de brochas nuevas de Deliplús, que son suavísimas y no pierden pelitos. Habiendo leído en varias entradas que la Yachiyo pierde pelitos, me sentí horrorizada. Pregunté también el precio de la brocha Ita: costaba poco menos pero también una barbaridad. Swatcheé el famoso colorete Orgasm (sí, me pierden los rosas dorados) y lo encontré prácticamente igual que el colorete Hot Mama! de The Balm, que ya tengo. Había leído algunas entradas comparándolos y encontrando sutiles diferencias entre ambos. Alguna blogger encontraba más shimmer en el Hot Mama!. A simple vista, a mí me pareció que el Orgasm tenía más shimmer. Después, swatcheé otros: el Super Orgasm (que tenía aún más shimmer y me recordó al engorroso colorete de The Body Shop que usé en mayo), el Amour, el Dolce Vita, el Gilda, el Gina... Comprendí por qué algunas bloggers compraban el Amour, el Dolce Vita o el Gilda antes que el conocido Orgasm: demasiado shimmerCreo que costaban más de treinta euros y traen 4.8 g. Y los tonos que medio me gustaban ya los tengo en la marca The Balm y no me parecen peores. En su momento, me perdió el entusiasmo cuando trajeron la marca The Balm a mi ciudad y me hice con sus cuatro coloretes, que tenían un precio especial de unos diez euros: Hot mama! (7.08 g), Cabana Boy (8.05 g), Down Boy (9.9 g) y Frat Boy (8.05 g). Más adelante hablaré de mi experiencia con The Balm. La cuestión es que me sentí decepcionada. No digo que Nars no sea una buena marca. Debe serlo. Pero me fui de allí sin ningún producto suyo y sin ninguna "agonía". No considero que tenga una relación calidad/precio aceptable. Al menos, no para mí.

2 comentarios:

  1. Ni para mi tampoco:-) los precios de nars son exagerados, vale para chicas que van siempre perfectisimas y siempre se maquillan pueden permitirse ese pastón pero desde luego por el precio que tiene y para lo que yo los uso nars no es para mi!!

    ResponderEliminar