domingo, 1 de septiembre de 2013

Doce meses, doce sombras. Septiembre

Parecía que había terminado con las sombras de MAC pero no: hay que contar con el paint pot Soft Ochre, que he utilizado algunas veces como prebase (encima de una auténtica prebase, ya que lo noto muy espeso). Compré este paint pot a raíz de mi primer mini-curso de MAC, aunque no lo llevaba en mente y sólo había leído revisiones del paint pot Painterly. La chica me convenció de que el Painterly era demasiado rosa y de que el Soft Ochre era más natural; yo me ví maquillada llevando el Soft Ochre y me gustó mucho. Sin embargo, hace casi un año que lo tengo y apenas lo he usado. No me convence llevarlo solo. Me pide otro color encima. Y sé que los paint pots tienden a secarse pronto así que me he propuesto darle el máximo uso, al menos este mes, a ver si le cojo el truco. En aquel primer mini-curso me lo apliqué con una brocha pero, tras usarlo varias veces en casa, me pareció que me quedaba mejor si cogía el producto con la yema del dedo para calentarlo y volverlo más fluido. En un segundo y hasta ahora último mini-curso, se lo comenté a otra chica, que se llevó las manos a la cabeza. -Es mejor usar una brocha. -Vale. Me puso el Painterly y me enamoré del resultado, arrepintiéndome de haber comprado el Soft Ochre. Pero no compré el Painterly. Si lo hiciera, nunca usaría el Soft Ochre y se echaría a perder... y no es plan, teniendo en cuenta su precio.
Soft Ochre, de MAC (5 g)

4 comentarios: