viernes, 8 de noviembre de 2013

Cisne negro (2010)

Hace un par de días escribí una entrada recordando a Chaikovski y debía seguir teniéndolo en el subconsciente cuando hoy me he decidido a ver por fin la película "Cisne negro" (2010), dirigida por Darren Arofnosky.

"Cisne negro" (2010); crédito

En su momento quise ir a verla al cine pero no pudo ser. Poco después, pensé verla en DVD pero alguien me dijo que no merecía la pena ("es muy desagradable, sobre todo cuando se corta con el espejo"). Por otra parte, hace poco vi "Thor" (2011) y fui a ver "Thor: El Mundo Oscuro" (2013) en 3D... y tenía ganas de volver a ver actuar a Natalie Portman, ganadora del Oscar a la Mejor Actriz (y otros muchos premios) por su papel en esta película. No puedo superar la sinopsis de Filmaffinity, así que la reproduzco:
Nina (Natalie Portman), una brillante bailarina que forma parte de una compañía de ballet de Nueva York, vive completamente absorbida por la danza. La presión de su controladora madre (Barbara Hershey), la rivalidad con su compañera Lily (Mila Kunis) y las exigencias del severo director (Vincent Cassel) se irán incrementando a medida que se acerca el día del estreno. Esta tensión provoca en Nina un agotamiento nervioso y una confusión mental que la incapacitan para distinguir entre realidad y ficción. (FILMAFFINITY)
Aunque breve, también es destacable el personaje de la anterior prima ballerina (Winona Ryder), en cuya caída de lo más alto (retirada forzosa y desesperación) Nina ve el destino que le espera, añadiendo sobre sus hombros el peso de una profecía autocumplida.
Esta película me ha impactado. Creo que refleja bastante bien la parte amarga del ballet: el sufrimiento físico, el sacrificio continuo, lo efímero del éxito, la dureza de la competitividad al más alto nivel... y posiblemente también se den en algunos casos otros problemas relacionados con el perfeccionismo exacerbado como trastornos de la alimentación y autolesiones. No estoy diciendo que esto ocurra como norma (ni siquiera con frecuencia) pero sí me cuadra que una chica en las circunstancias personales, familiares y profesionales de Nina desarrolle los desórdenes que se muestran en la película, incluyendo varios mecanismos de huida. Es una historia dramática, asfixiante, que no te permite desconectar. Todo transcurre con rapidez y no te da tiempo ni a desear que termine bien. Sabes desde el principio que estás viendo una tragedia, que los personajes de "Cisne negro" se corresponden (más o menos) con los de "El lago de los cisnes" y que te están contando una metáfora dentro de otra.
¿Es desagradable? Yo diría que es dura. Como "El club de la lucha" (1999).

4 comentarios: