viernes, 29 de noviembre de 2013

Mi experiencia con... prebases faciales

Una prebase facial es un producto cosmético, generalmente con siliconas (por lo que no es conveniente abusar), que se utiliza después de la crema hidratante para crear una superficie lisa y sin imperfecciones sobre la que aplicar después la base de maquillaje, mejorando su acabado y duración.
Hará un año o año y medio que me contagié de la fiebre blogueril por las prebases y fui comprando y probando varias, con mayor o menor éxito.

Mi primera prebase facial fue The POREfessional de Benefit, del que ya hablé en una entrada sobre mi experiencia con Benefit. No es una prebase pensada para aplicarse en toda la cara sino sólo en las zonas problemáticas, donde se noten más los poros y especialmente en la nariz. Tiene un ligero tono beige que no se nota en la piel y una textura sedosa de acabado aterciopelado. Puede utilizarse antes y después de la base, por lo que es perfecta para retoques a lo largo del día. Si se usa demasiada cantidad, la piel rechaza el exceso en forma de restos harinosos que se desprenden solos al extender la prebase. Viene en un tubo de tacto agradable que trae 22 ml de producto que está garantizado durante 12 meses tras su apertura. Cuando probé este producto, me enamoré de sus resultados visibles con una cantidad mínima. Sin embargo, creo que no tiene una buena relación calidad-precio (es bastante cara) y dura muchísimo más de 12 meses así que no volveré a repetir. ¿La recomendaría? Sí, a alguien que vaya a darle mucho uso antes de que se estropee.

The POREfessional; crédito


Poco después, compré tres prebases de Deliplús: dos faciales (minimizadora de poros y perfeccionadora del rostro) y una de párpados, emocionada por su  bajo precio. Creo que usé una vez cada una de ellas y no recuerdo que fuera una buena experiencia (demasiada silicona); al poco tiempo, empezaron a oler raro y las tiré a la basura.

Prebases de Deliplus; crédito


En un momento dado, llegué a la conclusión de no tenía por qué elegir entre gama alta y gama baja y que tal vez "en el término medio está la virtud". [Inciso: últimamente pienso que Benefit tiene una calidad de gama media-alta a un precio de gama alta]. El caso es que me decidí a probar dos prebases de L'Oréal: la prebase alisadora renovadora (15 ml en tarro de vidrio, con textura mousse y un color blanquecino que se vuelve transparente; 24 meses) y la prebase antirrojeces (20 ml en tubo rígido cilíndrico con dosificador, muy fluida y de color verde; 12 meses; descatalogada), ambas de la línea Studio Secrets Professional. La primera es bastante aceptable aunque a mí me resulta un poco espesa y difícil de extender; demasiada cantidad también desprende restos harinosos pero como esto ocurre antes de aplicar la base no hay problema. La he probado con la base Infalible de la misma marca (a la que dediqué esta entrada) y no me termina de convencer. Creo que marca los poros de la nariz, como si estuvieran rellenos de base, más que The POREfessional. Por otra parte, he recibido alabanzas espontáneas cuando la he utilizado así que puede que cumpla bien su función. En cambio, la prebase verde no me gusta. Me la he puesto y me la he quitado sin llegar a terminar de maquillarme. Por más que se diga que con la base no se nota el subtono verde, a mí me parece que como mucho puede servir para Halloween y pronto pasará al neceser de una amiga que la quiera. En definitiva, era inevitable que la descatalogaran. Buscando información adicional, he encontrado una magnífica entrada de Aparichi sobre cómo corregir rojeces.

Prebases de L'Oréal; crédito


En esa misma época de búsqueda de la prebase de gama media perfecta compré la prebase iluminadora "Piel Perfecta" de Lola (30 ml en tubo blando; 12 meses). Es muy fluida, de color blanco y olor un poco raro que se disipa enseguida. No he notado que ilumine ni que mejore el resultado de la base pero la he usado muy poco.

Prebase facial de LOLA; crédito


También he probado varias muestras (1.5 ml) de la prebase alisadora de Sephora. Tiene una textura fluida-siliconada que se extiende muy bien pero deja una sensación rara, como llevar una capa de plástico líquido. No es nada harinosa. A mí me recuerda a la silicona de bricolaje pero mucho más líquida. Debo decir que estoy acostumbrada a crema y base, por lo que ponerme la base encima de algo que no termina de absorberse me resulta extraño. Creo que las prebases de Deliplús eran así, aunque quizá algo más espesas. El acabado final es bueno pero no la compraré porque me resulta muy artificial. 

Prebase de Sephora; crédito


Otra prebase que he probado a través de una muestra (así que mi opinión es limitada) ha sido la base alisadora perfeccionadora Borrador Óptico 5sec de Garnier (sobre de 1.5 ml). Esta prebase me recuerda mucho a la alisadora renovadora de L'Oréal con la diferencia de que su textura tiende más a crema que a mousse y su color es blanquecino rosáceo, aunque queda transparente una vez que se extiende en la piel. Cuesta algo menos que la de L'Oréal y trae el doble de cantidad (30 ml en tubo de plástico; 18 meses). Me parecen muy similares, así que la de Garnier ganaría en relación calidad-precio.

Prebase de Garnier; crédito


Last but not least, la prebase preparadora de Yves Rocher (15 ml en envase de vidrio con dosificador; 18 meses). La uso en el tono 02 abricoté y lo digo en presente porque actualmente voy mi segundo envase. Ya hablé de ella aquí y aquí (en esta última entrada decía que no pensaba repetir con la base ni con la prebase de Yves Rocher porque quería pasarme al maquillaje mineral). Si tuviera que recomendar una prebase, sería ésta. Huele maravillosamente, se extiende a la perfección (como una base algo espesa) y tiene un suave tono melocotón que ayuda aún más a disimular las imperfecciones. 

Prebase de Yves Rocher (tono 02 abricoté); crédito

No hay comentarios:

Publicar un comentario