lunes, 18 de noviembre de 2013

Vuelve el frío...

... y vuelve la lluvia. 

Las primeras lluvias; crédito


En días como éstos sólo apetece arrebujarse con una buena manta en el sofá y leer en silencio, después de haber tomado una taza de chocolate caliente. Noviembre es un mes triste en el que se recuerda a los que ya no están pero también es un mes hogareño que huele a brasero y a castañas asadas. Es un mes que asocio con el esfuerzo: los estudios tienen que estar ya encaminados, acudir al trabajo se hace más duro por las inclemencias del tiempo, las tareas de la casa se vuelven pesadas (todo tarda en secarse) y el buen propósito de hacer deporte pasa al final de la lista de prioridades. Hoy me siento melancólica y me resuena la música de "Las lluvias de Castamere".

2 comentarios:

  1. Entrada corta pero que nos lleva de lleno a este mes, Noviembre! A mi el invierno en general me lleva a ese estado de animo en el que todo me cuesta 10 veces más de realizar! Un besazo!

    ResponderEliminar