lunes, 8 de septiembre de 2014

Proyecto 333

El Proyecto 333 es una iniciativa minimalista que plantea el reto de utilizar sólo 33 prendas durante tres meses (sin contar con la ropa interior, de estar en casa o de hacer deporte), coincidiendo aproximadamente con las estaciones de otoño (octubre-diciembre), invierno (enero-marzo), primavera (abril-junio) y verano (julio-septiembre). La idea fue planteada inicialmente por Courtney Carver en su blog Be more with less y enseguida fue seguida por otros blogs minimalistas, que la adoptaron con entusiasmo. Existen retos parecidos: 100 items or less, six items or less, the Uniform Project... De los diversos blogs minimalistas que se escriben en español, hoy me gustaría destacar dos: 

Imagen tomada de www.minimoblog.com

Valentina propone el siguiente algoritmo como ayuda para organizar el armario:

Imagen tomada de http://proyecto333.org/desatasca

Para mí, este proyecto supone un camino de vuelta a mi adolescencia y juventud: durante años, mi "uniforme" consistió en un par de vaqueros, camisetas de algodón (T-shirts) y zapatos simples (mocasines, zapatillas de deporte o sandalias). En aquella época, me cabía toda la ropa que tenía en un armario de dos puertas tirando a pequeño: al abrir una de sus puertas me encontraba con un mini-altillo, una barra con espacio de media altura y tres cajones; al abrir la otra puerta, veía otro mini-altillo, una barra con espacio de altura para vestidos y una balda inferior que separaba un pequeño espacio del suelo del armario. Poco a poco fui complicándome: blusas, faldas, medias, zapatos de salón... Hoy, en ese armario no me cabe ni siquiera la ropa para una temporada: lo tengo de desahogo para la ropa "a medio ensuciar", que es como llamo a la ropa que uso una o más veces antes de volver a lavarla. En los tres cajones, que en otra época albergaban mi ropa interior, calcetines y pijamas, tengo separada la ropa de deporte. En los altillos, bolsos que uso poco y algunos neceseres. En el bajo, un par de cajas vacías de electrodomésticos pequeños (el secador del pelo y el cepillo de dientes eléctrico).
Es difícil que vuelva a tener toda mi ropa en ese espacio. Sólo los abrigos me ocupan toda la barra de otro armario de tamaño mediano. Y las faldas y pantalones se apretujan en la barra pequeña a media altura de ese mismo armario. En otro armario más grande tengo los vestidos colgados de una barra pequeña pero con mucha altura; en otra barra más larga y de altura media tengo las camisas y camisetas de manga larga o francesa y algunos tops. Las camisetas de manga corta están perfectamente dobladas y colocadas en una pequeña balda; los jerseys, igual en un par de cajas de cartón en el canapé. En el canapé tengo otras cajas de cartón con los pijamas de entretiempo y de invierno. En el armario, tengo un cajón grande para la ropa interior y otro para los pijamas de temporada. También tengo dos baldas ocupadas con un par de organizadores en los que tengo clasificadas prendas pequeñas como medias y similares. Y otros dos organizadores con cinturones y bolsos pequeños. Demasiado.
La idea es pasar de esto:

Crédito

a esto:
Crédito

El problema es que si voy examinando cada prenda de forma individual no veo por qué tendría que deshacerme de ella. Si me gusta, me ha costado dinero y está en buen estado... ¿por qué no guardarla hasta darle uso? La cuestión es que el tiempo (medido en años) pasa sobre algunas de estas prendas sin que llegue a usarlas nunca. Mientras tanto, ocupan un espacio precioso: no porque no tenga dónde ponerlas sino porque me impiden tener una visión de conjunto de toda mi ropa al abrir el armario. Olvido lo que tengo guardado en el canapé, por lo que pienso que me falta ropa para cuando haga más frío o más calor y me lanzo a buscar gangas en las rebajas.
Sería maravilloso abrir el armario y ver toda mi ropa: la que realmente uso, con la que me siento cómoda y que me queda bien. Y no ver ropa que me hace perder tiempo por las mañanas porque me la pongo y me la tengo que volver a quitar por algún motivo.
Este verano he estado haciendo limpieza de armario. Saqué toda la ropa, limpié el armario a fondo y volví a colocar la ropa en unas bonitas perchas antideslizantes y estrechas que compré en Primark. 

Crédito

Aunque me deshice de mucha ropa que tenía claro que no debía conservar, sigo teniendo demasiada del tipo "por si acaso". Afronto este reto 333 para otoño con dos intenciones:
1) Darle una última oportunidad a la ropa que no me pongo casi nunca para tomar conciencia de que realmente debe salir de mi armario. Por ejemplo: faldas de otoño. Uso faldas en verano por el calor pero me resultan incómodas cuando hace frío. 
2) Darle un uso intensivo a ropa que tengo en el límite del mal estado (o de mi talla, ya que estoy perdiendo peso) para llevarla a un punto en el que esté claro que debo desecharla y no reponerla, con el fin de ir disminuyendo mi stock.

12 comentarios:

  1. Que buen post! Falta me haría la verdad que es demasieeeee.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja, ja! Has dado con la palabra justa, Piolina: demasieeeee.
      : )

      Eliminar
  2. Oye pues me parece estupenda esa idea!! xD
    Creo que empezaré a ponerla a prueba, xq al final todo me da pena tirarlo y tengo ropa que me ponia hace mas de diez años xD Y no esta bien que tenga ropa de mis doce añitos xDDDDD

    ResponderEliminar
  3. Yo no veo muy descabellado el proyecto, pensaba que era mucho más restritivo. La verdad que a grandes rasgos analizando mi armario me pongo casi todo lo que hay en el, el invierno pasado hice una buena limpieza y cuando acabe el verano tambien la haré. Yo utilizo bastante casi toda mi ropa y ya no tengo prendas fetiche, las tire el año pasado porque veia absurdo guardar algo que por mucho que te guste o tenga valor no te vas a poner. Un beso y animo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo todavía tengo que desprenderme de unas cuantas prendas fetiche.
      : )

      Eliminar
  4. No sé si se ha publicado mi comentario anterior o se ha borrado¿? :( decía que si descontaba todo eso no sabía si este verano o el otoño pasado había pasado de las 33 prendas pero que por curiosidad lo iba a contar cuando tuviera un rato ocioso por casa xDDDD pero que no era por falta de prendas que tengo el armario a reventar :S aunuqe si son cosas que me valen, me gustan y tal, pues tampoco las tiraré por tirar...Algo de limpieza hice antes de mudarme, pero aún falta ponerme más en serio. Estoy deseando ver lo que he usado en verano xDD Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo en que no hay que tirar por tirar. En mi caso, quiero quitar de en medio lo que sé que no voy a usar más por algún motivo para que la ropa que sí uso "respire" en el armario.
      : )

      Eliminar
  5. Uff con el orden yo me pongo muy nerviosa, y no se si 33 prendas, pero cada estación hago limpieza y lo que no me he puesto en un año...se va por la puerta...Hay alguna vez que me he arrepentido de dar algo, pero bueno, tampoco es que me quede desnuda así que...
    Siempre me crea ansiedad tener mucho de algo (de potis mas ;) ), acumular porque sí no me gusta nada, así que cada X hago orden y limpieza de todo, a mi novio lo tengo un poco frito jajaja Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me he arrepentido alguna vez de haber dado algo pero, como tú dices, no me ha faltado qué ponerme. Creo que es una buena costumbre eso de hacer limpieza cada estación, aunque luego no la hago a fondo "por si acaso".
      : )

      Eliminar
  6. El proyecto 333 es una gran idea aunque todavía me cuesta "arrancar". Lo que estoy haciendo para controlar mi guardarropa es: uno entra y uno sale y lo que no me he puesto se va fuera. Al menos este año tengo localizado lo que tengo y si compro algo, que combine con lo que haya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya cumples esas dos normas, no sólo has arrancado sino que vas bastante adelantada.
      : )

      Eliminar