miércoles, 8 de junio de 2016

Método KonMari

El pasado mes de enero leí "La magia del orden", de Marie Kondo (alias KonMari).

Fuente
Fuente







Lo leí dos veces seguidas en menos de una semana.
Se han publicado muchos resúmenes de este libro en internet. No voy a explayarme repitiendo lo mismo. Sólo quiero comentar mi experiencia hasta el momento.
KonMari propone, básicamente, juntar en un mismo sitio todo lo que se tiene de determinadas categorías (siguiendo un orden de menor a mayor dificultad: ropa, libros, papeles, komono y recuerdos), ir tomando cada objeto en las manos y descartar todo lo que no nos transmita alegría.

Fase 1: ROPA
Por fin vuelvo a tener toda mi ropa lista para ser usada: doblada al estilo KonMari (gracias, sobre todo, a los vídeos de Lavendaire) o colgada en perchas, pero a la mano. Se acabó para siempre el "cambio de armario". El canapé ha quedado para rellenos de fundas nórdicas, almohadas y similares. Ahora tengo algo así (no en un vestidor sino en un par de armarios):

Fuente

Ya escribí entradas anteriores sobre el Proyecto 333, mi inventario para llevarlo a cabo con mi ropa, mis propósitos en ese sentido para el otoño de 2014 y mi intención de reducir mi colección de cosméticos a 100 ítems (esto entraría en el apartado de komono).
No fui capaz de renovar el Proyecto 333 para el invierno de 2014. Me resultaba muy tedioso. Además, como dice KonMari, la calefacción y el aire acondicionado -aparte de lo cambiante que es el tiempo- convierten en algo bastante relativo la clasificación de la ropa por estaciones. Leí bastantes consejos sobre minimalismo y me ayudaron a reducir mis posesiones pero el "armario-cápsula" no iba conmigo.

Fase 2: LIBROS
Durante casi toda mi vida, mi mayor tesoro han sido los libros. Cuando era pequeña, eran mi refugio. En vez de meterme en una tienda infantil (en mis tiempos no era algo tan habitual como hoy), me sumergía en la lectura. Le leído muchos libros. 

Fuente
Fuente

Con el tiempo había ido desprendiéndome de bastantes pero seguía teniendo demasiados. En los últimos meses, he donado la mayor parte de ellos y aún sería conveniente que donara más. Me he quedado con los que me gustaría leer y aún no he leído. KonMari afirma que es raro que se relean los libros ya leídos y que se lean algún día los que aún no se han leído. Defiende conservar sólo unos pocos, los que realmente transmitan alegría. Yo he decidido conservar los que tienen mucho valor sentimental por estar dedicados o por mi parentesco o amistad con su autor. También algunas enciclopedias profesionales que aún no estoy preparada para donar. Por otra parte, si algún día quiero releer algún libro relativamente actual, puedo conseguirlo para el Kindle.

Fase 3: PAPELES
Esto ha sido la verdadera liberación. Deshacerme de decenas de carpetas con apuntes de la universidad, de cursos de formación continuada, de recortes de periódico, de fotocopias, de impresos y resguardos obsoletos (garantías vencidas, manuales de electrodomésticos, declaraciones prescritas...). Hasta cartas y diarios que han aparecido y que no he necesitado "dejar para luego", adelantándome a la fase final (recuerdos).


Fuente
Fuente














Todavía tengo algunas cajas con papeles que debo revisar despacio este verano. Sin embargo, es una cantidad manejable y no son papeles del pasado sino del presente, que hay que comprobar antes de desechar. Lo cierto es que me siento bastante satisfecha con la experiencia y con ganas de pasar a las siguientes fases. De hecho, ya he ido adelantando un poco en las siguientes categorías.

Fase 4: KOMONO
Es decir, miscelánea de objetos más o menos pequeños: figuritas, CDs, cosméticos... Como se puede intuir echando un vistazo a mi blog, tengo trabajo por delante. Ya me he desecho bastantes cosas de esta categoría y, aunque KonMari aconseja hacerlo de un tirón, después de haberme desprendido en un primer momento de muchas cosas, he adoptado la técnica de "tirar una cosa al día". Casi siempre son envases vacíos y objetos medio rotos que habría guardado en otra época "por si acaso".


Fuente

Fase 5: RECUERDOS
Ya me he despedido de muchos que tenían forma de ropa, de libro, de papel o de komono. Como en el caso de los papeles, sigo guardando recuerdos en varias cajas que me gustaría revisar este verano. A menudo pienso en una frase que se repite en muchos blogs minimalistas y es que el afecto está en el interior del corazón, no en un objeto exterior. 

Esta es mi experiencia hasta el momento. Espero completarla a lo largo del verano.

6 comentarios:

  1. Guau Layla! Me encanta cómo lo has organizado todo. Yo creo que aprovecharé para hacer limpieza en la siguiente mudanza, aunque ya hice bastante antes de empaquetarlo todo. Ahora mismo apenas tengo libros a la vista, los tengo todos en cajas junto con mas cosas como cd's, decoración etc, porque sencillamente no tengo espacio para colocarlos. En cautno a los libros...yo tengo y muchos, pero no coincido en que los libros no se vuelvan a releer, yo sobretodo comics, que se leen muy rápido, cuando pasa el tiempo y me he olvidado un poco los puedo volver a leer, y lo mismo me ha pasado con otros libros; los considero tesoros! Bueno, en resumen, me encanta tu organización!! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario, Marta!
      La verdad es que estoy muy contenta con la limpieza que he hecho. ¡Recomiendo el libro!
      :-)

      Eliminar
  2. No sabía nada de este libro, y me ha fascinado la idea... Como sabes, este es un tema que me suele rondar la cabeza. Los papeles son una de las cosas que más quebraderos de cabeza me dan, porque en este caso el miedo de que el papelito en cuestión luego resulte importante tiene una base más real... De momento, lo de deshacerse de una cosa al día me parece un buen plan.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario, Ronan!
      La norma de KonMari para los papeles es "tirarlos todos".
      Al principio cuesta pero llega un momento en el que te das cuenta de lo mucho que acumulamos y que no necesitamos más.
      Un saludo.
      :-)

      Eliminar
  3. Me gusta la idea pero es cierto que yo no podría llevarla a cabo. Me parece un método demasiado estricto, se que tiene q ser asi para no guardar mucho. En el tema del armario ahora tiro bastante más q antes, ahora vivo en uj piso y antes en una casa con terrao, así que tenía mucho espacio para los por sis...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario, Sonolila!
      Te comprendo porque yo pensaba abordar definitivamente la fase de los papeles este verano y todavía no me he puesto manos a la obra. Incluso me dije que lo haría este fin de semana y he preferido limpiar cristales y persianas y lavar cortinas: ¡con eso lo digo todo! :-D
      De todas maneras, te animo a intentarlo porque es muy liberador y se gana en calidad de vida.
      Un saludo.
      :-)

      Eliminar